A Enrique le gustaría que todos vieran su corto

  • Enrique Ros se quedó ciego a causa del tratamiento de un cáncer que ya superó
  • Contagió su entusiasmo a sus amigos, padres y profesores para rodar su cortometraje Día a día, que tiene una construcción de personajes muy sólida

Puedes ver el cortometraje y material extra en el siguiente ENLACE

Producir un audiovisual es, generalmente, un desafío no apto para cualquiera. Por eso la historia de Enrique Ros, joven estudiante de periodismo que se quedó ciego a causa del tratamiento de un cáncer que ya superó, es relevante en estos términos. Con ayuda de sus padres, amigos y profesores sacó adelante su cortometraje Día a día, de casi media hora de duración.

A Enrique le atrae el teatro y también toca el piano, participó en el programa Got Talent y compuso buena parte de la banda sonora de Día a día. Otra de sus pasiones es el periodismo, profesión que estudia, inspirada por profesionales como Nuria del Saz o Carles Francino.

Al principio, Día a día era un largometraje

Enrique empezó a escribir el guion de Día a Día en primero de la ESO: esbozaba las tramas que se le iban ocurriendo «cuando faltaba algún profesor». Un proyecto que terminó siendo «un largometraje que ocupó una media de setenta páginas». Sus amigos le dijeron que el guion era demasiado ambicioso y le recomendaron abreviarlo.

«No es fácil decidir qué partes de la historia quiero suprimir para que sea más reducido y que al mismo tiempo no afecten al argumento de la historia principal», asegura Enrique, que pasó toda una Semana Santa reduciendo el guion.

Una pulida construcción de personajes

Si bien es cierto que Día a día es un proyecto no profesional, hay una faceta del guión en la que brilla especialmente: la construcción de los personajes. Sus reacciones al discurso de la trama son muy creíbles dentro de la comicidad. De hecho, Enrique es fan de series como La que se avecina o Aquí no hay quien viva, cuyos guiones se basan, precisamente, en una construcción sólida de sus personajes.

Enrique creó los de Día a día basándose en «personalidades que te puedes encontrar dentro de un instituto o incluso en una familia, pero siempre llevándolos al mundo de la caricatura y de la representación de una sociedad desde la comedia y la intriga».

Así, en el corto aparece «el perfil de una persona un tanto pija, un perfil más heavy, el comportamiento de una persona que lo ve todo de color de rosa frente a otra de carácter muy pesimista, o por qué no, la discriminación y el enfrentamiento que existe a lo largo de todo el argumento entre la madre de los protagonistas -una mujer conservadora, tradicional y desbordada por la situación en casa- y el chico por ser homosexual».

Confiar en el equipo es clave

Enrique está muy agradecido porque todos sus amigos se involucraron en el proyecto de forma muy respetuosa y que las horas de rodaje fueron muy amenas: «pude contar en mi corto con una gran profesional del teatro, Raquel Torres Vidal, que había sido durante varios años mi profesora en la Escuela Municipal de Teatro de Cartagena».

Por otro lado, sus padres y su hermano se convirtieron en productores: «Nunca habíamos hecho nada relacionado con el cine, pero Enrique siempre tiene proyectos entre manos y sobre todo muchísima ilusión por realizarlos».

Buena parte de la banda sonora de Día a día también es original

Enrique también toca el piano y compone canciones: «la banda sonora del corto -titulada Keep On Dreaming- la compuse yo y la pude hacer en versión de estudio gracias a un productor que se dedica profesionalmente a la música y que se ofreció para ayudarme, y gracias a una amiga que quiso participar cantando mi canción».

Enrique, que participó en el concurso Got Talent de Telecinco, admira a artistas como Mika, Bruno Mars, Maldita Nerea y Estopa, aunque escucha diferentes estilos y de épocas distintas.

El mérito del entusiasmo

La actitud de Enrique destaca porque su ilusión le hace superar todos los obstáculos: «Ya quisiéramos muchos hacer tantas cosas como hace él y sobre todo en la forma en que las hace», nos cuentan sus padres. «Nosotros tendemos a ponerle inconvenientes o dificultades a muchas de sus propuestas y él no suele verlas… al final casi siempre tenemos que darle la razón».

Ese entusiasmo, esa persistencia y esa manera de contagiar a los demás es la conducta con la que deberíamos inspirarnos en los momentos más duros de un proyecto. Ahí donde vemos inconvenientes, otras personas con otro tipo de obstáculos ven oportunidades. Y es en esos casos, cuando un problema parece no tener solución, en los que debemos recordar la actitud auténtica de personas como Enrique.

Fuente de la noticia: https://www.premiosfugaz.com/

[Total:0    Promedio:0/5]

¿Te gusta nuestro contenido? Bienvenido a Cortos de Metraje, la web de referencia en español de cortometrajes online

A Enrique le gustaría que todos vieran su corto

0 Comentarios

Usted puede usar estas etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>