Susan Béjar

Las palabras marcan, y si durante años te dicen: “niña, pero qué peliculera…” Pues pasa lo que pasa.

La primera historia de ficción que escribí y dirigí fue “Joselyn”, una peliculita de 19 minutos que hice con muy poca experiencia pero con mucho corazón y presencia. “Joselyn” fue seleccionada en cerca de un centenar de festivales de todo el mundo y galardonada en más de 20. Y así es como entendí que lo que importa es el alma de la historia.

Por eso, cuando tengo que contar una historia, no me importa si es con un móvil o con la cojocámara del momento. No me importa si es para cine, o para un story de Instagram; para una gran marca, o para un minicliente con micropresu. Sólo me importa que llegue.

Antes de dedicarme a escribir y a rodar historias, trabajaba como creativa en publicidad. De hecho lo sigo haciendo. Quizá por eso a menudo me llegan proyectos que implican el archinombrado storytelling, algo que disfruto muchísimo porque me permite unir mis dos facetas laborales.

Finalmente añadir que donde me siento más cómoda, ya sea como guionista o como directora, es haciendo humor o mezclando la comedia con el drama; me gustan las historias de personajes, llenarlas de detalles especiales, de subtexto… Lo que soy incapaz de escribir o dirigir, pero es que no puedo, es terror. Una vez lo intenté, pero antes de acostarme tuve que borrar el guión, por temor a que mientras dormía, los personajes tomaran vida y me degollaran.

Pero qué peliculera…

Sitio web: susanbejar.com

imdb logo